Buceando en mis profundidades me encontré con el fondo de mis recuerdos y navegando dí con algunos tesoros que comparto hoy en este sentido artículo. Él siempre tuvo una confianza innata en mí, una confianza ciega de que podía hacer cualquier cosa que me propusiera. Era como si nada fuera imposible, como si cuando me mirase viese algo que yo no podía alcanzar a ver. Realmente era extraordinario observarlo, porque aquella fe inquebrantable hacía que yo lo creyese de veras. Sí, sin duda era mágico.

Ésa es la clase de confianza que necesitamos la mayoría de las personas. Con ella somos invencibles porque es pura, no está teñida de ego ni hay nada que la corrompa, sólo es amor hacia uno mismo sin límites, amor puro. Ojalá todas las personas tengamos a alguien cerca que nos lo recuerde en algún momento de nuestra vida porque a veces se nos olvida, aunque otras tantas sepamos que está allí.

Te gustan mis artículos?
Suscríbete aquí

Pronto será mi 32 cumpleaños y alguien, a quien quiero mucho, me ha preguntado qué quiero. ¡¡Qué buena pregunta!! Me ha hecho reflexionar mucho y me he dado cuenta que sólo quiero momentos, experiencias con todas las personas que estimo y admiro. Quiero momentos de risas, miradas llenas de cariño, tardes al sol hablando de temas profundos queriendo mejorar el mundo, acariciar el agua del mar y bañarme mil veces rodeada de mis seres queridos.

Momentos, ojalá me regalen momentos todos los días de mi vida, ese sería el mejor regalo de cumpleaños que podría tener sin dudarlo y la mejor manera de corresponder a lo demás sería devolviéndoles todos esos instantes cargados de alegría.

Mi 32 cumpleaños será el momento perfecto para mirarme de nuevo y encontrar todo lo que hay dentro de mí, tanto lo que me gusta como lo que no, para hacer las paces con todas esas partes que integran mi ser y que desean la unión definitiva de ese rompecabezas. Así me gustaría recordar mi 32 cumpleaños, el momento de vivir más MOMENTOS llenos de sentimientos y de conciliación con todo mi ser.

¡Que así sea!

¡Estoy llena de gratitud por todo lo que me han dado estos 31 años, toda la sabiduría recibida, las enseñanzas adquiridas, los momentos de oscuridad acompañados de aprendizaje, el crecimiento recibido y el que me queda por albergar, una vez más GRACIAS!

Comentarios

Únete a la conversación