El verdadero amor viene de nosotros mismos y de nosotros al mundo y no al revés. He leído muchos libros de crecimiento personal, he realizado muchos cursos de transformación personal y también los he impartido.

A lo largo de estos años he aprendido algunas cosas y una de las más importantes ha sido tener la certeza de que no puedes sentirte pleno y libre hasta que no entiendes que la autoconfianza en uno mismo y el amor propio son la base de la felicidad.

No hablo de ser egocéntrico, ni pensar que somos mejores que nadie. Es suficiente con conocerte a ti mismo, saber cuáles son tus virtudes, defectos y querer mejorarte no por nadie, si no por ti mismo. No es egoísmo, es amor. Amor hacia tu ser. Lo sé nos han enseñado a la gran mayoría que hacer eso no ético. Que lo más importante son los demás y que tú eres el último de la película. Cuanto daño nos ha hecho esa creencia.

Louise Hay dice «La vida te trata tal y como tú te tratas a ti mismo».

Para poder soltar todo lo que la sociedad nos ha impuesto es necesario coraje, valor y trabajo para crear unos nuevos cimientos sólidos capaces de ver con claridad quién eres y qué has venido hacer aquí.

Me sigues?

Hoy comparto contigo las claves para tu propio autoconocimiento y para amarte:

  • Sólo tú sabes que hay en tu corazón, síguelo, aunque te de miedo.
  • Cuando no sepas que hacer, párate un momento. Respira profundamente, sólo respira y tómate un tiempo para meditar contigo mismo. La respuesta llegará a ti en poco tiempo si estás receptivo.
  • Despréndete de todo lo que te ha dicho tu familia, amigos, sociedad si eso te limita. Tú tienes tu propia verdad y está dentro de ti. No importa lo que los demás digan, si a tí te limita o frena. Tú eres mucho más que todo eso.
  • Saca tiempo para estar contigo, para conocerte. Qué cosas te gusta hacer en tu tiempo libre, qué te hace feliz, qué te apasiona en la vida. Ahí está tu esencia divina.
  • Relativiza. Nada es tan importante como para robarte tu tranquilidad. Todo en esta vida es pasajero. Tú y yo incluidos. Por eso es tan valioso nuestro tiempo amigo, recuérdalo.
  • Pasa más tiempo con tus seres queridos. Amigos, familia, mascotas.
  • Date crédito. Se consciente de tus dones y dales su lugar. Desarrolla tu potencial porque ese será el secreto de tu alegría y suerte.
  • En tu propia sombra, también hay luz. No temas atravesar esa oscuridad porque al final del túnel habrá luz y esa luz será más brillante que antes.
  • Acéptate con tus virtudes y defectos. Nadie es perfecto.

Al final del viaje de tu vida sólo te quedara todo aquello que vivas y todo aquello que hayas hecho por ser feliz.

Todo empieza cuando inicias el camino de desaprender el modelo impuesto y te das cuenta de que esas creencias no te pertenecen. Escucha las tuyas propias.

Comentarios

Únete a la conversación