Caminante no hay camino, se hace camino al andar

Caminante no hay camino, creamos la dirección de nuestra vida a cada minuto

Caminante no aceleres el paso, mira a tu alrededor si necesitas cambiar el rumbo

Camina como si no doliera el pasado, con la mochila llena de sabiduría por todas las lecciones aprendidas, que no te pare el desánimo, ni las cicatrices del alma. Tu eres más fuerte y valioso que todo eso. Ahora empiezas una nueva etapa con más conciencia.

Danzar con la vida al ritmo que nos marca y así adaptarnos a cada situación por compleja que sea, porque precisamente por eso estamos aquí, para saltar, esquivar o atravesar obstáculos y crecer con ellos ¿Qué sentido tendría esta existencia si no?

Aprender, siempre, cada minuto, momento o etapa, son los grandes maestros que nos acompañan para transcender y acercarnos cada vez más a nosotros mismos.

Vamos cerrando y abriendo puertas durante este recorrido. Cada puerta trae tesoros y retos que están esperando ser descubiertos, integrados o amados.

Hay puertas que permanecen cerradas en el tiempo y no entendemos por qué, otras se abren durante un tiempo para enseñarnos y se cierran cuando el aprendizaje ha terminado.

Algunas otras están abiertas siempre, normalmente son aquellas conectadas con nuestra evolución y conciencia, pero estas solo las abrimos cuando estamos preparados para abrir nuestra mente y recibir todo aquello que no habíamos visto o no queríamos ver, que necesarias son estas puertas.

Existen puertas pasajeras que traen personas importantes y que nos marcan, son las que a veces cuesta cerrar porque duelen y no sabemos como decir adiós e integrar ese bagaje inmenso dentro de nuestro corazón para que no duela y así transformarlo en perdón y liberación. Podemos cerrarlas cada persona necesita su tiempo.

Todas estas puertas son parte de este camino llamado vida, hagamos que valga la pena, que todas esas puertas abiertas o ya cerradas no sean en vano y puedas cumplirte. Te lo debes. No permitas que las marcas de esta existencia opriman tu preciosa belleza. Sigue siendo hermoso a pesar de las heridas. Ahí está tu valor.

Te gustan mis artículos? Suscríbete aquí

Aprovecho para compartir contigo un texto que leí el otro día y explica el verdadero concepto de belleza, a mi parecer:

Belleza no es pelo largo, piernas delgadas, piel bronceada. Créanme. Belleza es la cara de quien lloró y ahora sonríe. Belleza es la cicatriz de la rodilla de cuando te caíste de niño. Belleza es cuando el amor no te deja dormir. Belleza es la expresión de tu cara al escuchar la alarma del reloj en la mañana. Belleza es cuando tienes el maquillaje corrido en la ducha. Es la carcajada cuando cuentas un chiste que solo tú entiendes. Belleza es mirar a la persona que te gusta y dejar de entender por qué. Es cuando lloras por todas tus paranoias. Belleza es la línea marcada por el tiempo. Belleza es lo que sentimos dentro y lo expresamos por fuera de nosotros. Belleza son las marcas que la vida deja, todas las patadas y caricias en nuestra memoria. Belleza es dejarte vivir”. Emma Watson

Déjate vivir y sigue siendo todo lo hermoso que eres. Este post va dedicado a mi querido hermano.

Únete a la conversación