Las fronteras solo son limitaciones de nuestra mente y del ego.

No hay fronteras para el amor y no hay fronteras que una pandemia no pueda atravesar.

Quizás toda esta dolorosa experiencia venga a enseñarnos mucho más de lo que imaginamos.

Porque la realidad es que cuando hay un mal común solo la unión y la fuerza de todos los seres de este planeta puede hacer la verdadera diferencia. Por eso no importa cual sea la cultura, la religión, las tradiciones, las normas o la política de tu país o ciudad porque todos estamos sufriendo las consecuencias de este virus y solo el cambio de consciencia de que todos somos uno, podrá liberarnos y sanar esta situación actual que estamos viviendo.

Todos/as somos ciudadanos de este bello mundo y es nuestra responsabilidad ser coherentes y saber que juntos podemos y que no existen esas diferencias que nos han hecho creer. Estamos más cerca los unos de los otros de lo que pensamos. 

Hoy día vivir en armonía es todo un reto. Estar sano es una cuestión de responsabilidad y trabajo interno individual y colectivo. Todos somos participes de crear una sociedad saludable y en nuestras manos está contribuir lo máximo posible a ello.

Justo ahora cuando hay tanto miedo,

Justo ahora cuando veo tanta alarma social,

Justo ahora que tememos relacionarnos con los otros y queremos escondernos de todo cuanto nos rodea,

Tenemos que ser más amoroso y compasivos,

Hay muchas cosas que no entendemos ni alcanzamos a ver,

Solo Dios sabe porque estamos viviendo una situación de pandemia de estas características

Espero que te gusten mis artículos. Deja tu comentario más abajo

Pero lo verdaderamente importante es saber que podemos hacer el cambio cuidándonos y respetando a todos los seres de este planeta incluida la madre Tierra, porque este virus no ha venido a quedarse, pero sí a enseñarnos algunas cosas que quizás hemos olvidado:

Hay cosas que no las arregla el dinero,

El trabajo es importante pero la salud, es más,

La alimentación es vital para el equilibrio de las personas,

Lo que le sucede a uno, nos repercute a todos,

Todos estamos conectados y lo que le hago al otro de alguna forma me lo hago a mí también,

El planeta Tierra nos habla a cada instante y si no cuidamos de él nos avisará para que cambiamos la forma cómo le estamos tratando

Es mas importante sentir y ser que aparentar. Cuando no hay salud ¿Dónde queda la superficialidad?

Todo tiene un proceso, aunque a veces eso suponga un trance doloroso

Vivamos desde la coherencia personal y el bienestar común.

Todos somos uno, somos ciudadanos/as del mundo.

Comentarios

  • Avatar David dice:

    Muy buen artículo. Creo que este mal que llamamos virus es parte de un equilibrio que no podemos llegar a ver. Ese mensaje de demonización, de un enemigo al que hay que luchar, pierde la visión más importante y lo que debemos aprender: somos seres vivos, formamos parte de un todo, la vida es un milagro, muy frágil, y sólo el presente existe. No luchemos contra nada, reflexionemos sobre nuestro camino, y simplemente protejámonos de aquello que nos puede arrebatar la único que somos, vida.
    Saludos.

  • Avatar Encarni dice:

    Excelente reflexión, también opino que estamos conectados y que incluso en esta situación tan delicada podemos encontrar la fortaleza para seguir adelante con optimismo! Gracias por tus palabras!

Únete a la conversación