No es necesario que te preocupes. La totalidad se está moviendo. La inmensidad, el infinito, se está moviendo. Y tu eres una ola dentro de esa inmensidad. Relájate y deja que todo siga su curso. Cuando aprendas a dejarte llevar, sabrás todo lo que vale la pena saber. Pero si no lo aprendes, todo lo que sabes es inútil. Osho

Cuando aprendemos a confiar en nosotros mismos y a ser responsables de nuestra existencia, nuestro mundo mágicamente poco a poco empieza a cambiar.

Pasamos la vida echando las culpas a otros, sintiendo que somos victimas de lo que nos sucede sin hacernos cargo de que gran parte de lo que nos pasa depende mayoritariamente de nosotros. El enfoque que tengamos ante el conflicto interno o externo que tengamos determinará en gran medida el resultado. Somos mucho más poderosos de lo que imaginamos, pero no nos lo creemos. La confianza es clave para este proceso.

Nuestros pensamientos van moldeando nuestra realidad, así como haciéndonos sentir fuertes o débiles, grandes o pequeños, tristes o dichosos. No digo que la vida sea color de rosa y nos pongamos unas gafas de que todo esta bien, ni que estemos felices las veinte cuatro horas fingiendo algo que no sentimos, lo que trato de decir es que podemos gestionar nuestras emociones mucho mejor para lidiar con las dificultades de nuestro día a día y eso podemos hacerlo de muchas formas diferentes.

En primer lugar, siendo conscientes de cómo estamos y qué podemos hacer para mejorar cada situación que la vida nos pone frente a nosotros. Tener la valentía de pararnos para escucharnos, acoger esas emociones, darles su sitio. Solo así podremos gestionarlas y poco a poco ir sintiéndonos mejor.

Aparte de esto es importante hacer aquello que nos hace sentir bien.

Si te gusta correr, corre.

Si te gusta bailar, baila.

Si te gusta escribir, escribe.

Pasa tiempo en la Naturaleza, habla con personas queridas y cuéntales que te preocupa, cuida tu salud, tú alimentación, tu cuerpo, respira profundamente, medita, lee, escucha música.

Te gustan mis artículos? Suscríbete aquí

Cualquier situación puede mejorar si le prestamos la atención adecuada y somos responsables de nosotros mismos, pero tenemos que estar dispuestos a cambiar y a salir de nuestra zona de confort para que haya una verdadera transformación, ya que si continúas aplicando la misma dinámica en tus experiencias seguirás teniendo los mismos resultados. Hay que salir de la caja y hacer cosas diferentes para evolucionar y seguir creciendo.

Comentarios

Únete a la conversación