No tengo destellos de grandeza, tengo destellos de luz. No tengo destellos de superioridad, tengo destellos de creatividad, que es un canal de amor. Tengo visiones donde están mis más bellos sueños, tengo formas de expresar mi pasión con sumo arrojo.

No estoy aquí para cumplir las expectativas de nadie, no vine para satisfacer las demandas de la sociedad, ni para colmar el vacío ajeno, no vine a aparentar un mundo perfecto porque eso no existe.

No quiero saber tus penas y miedos si no vas a meterlos en un cajón con llave sin vuelta de tuerca. Quiero saber cuáles son tus fracasos y qué has hecho con ellos, quiero saber si los miraste de frente y les plantaste cara. Dime al oído cuánto deseas cambiar tu vida, grítame mirándome a los ojos y júrate a ti mismo que vas a luchar porque tus deseos se cumplan, porque tú vales la pena. Cántale a la Tierra cuanta fuerza hay dentro de tu cuerpo para no permitir que nadie te arrebate todo cuanto eres.

Te gustan mis artículos?
Suscríbete aquí

No permitas nunca que te digan que no puedes, no te abandones al olvido y por favor prométeme una vez más que estamos juntos en esta prueba que nos han impuesto desde que tenemos mente consciente. Dime que esa consciencia es tu gran aliada y que este pacto está sellado con sangre, dime que no hay rival que pueda vencer nuestra hermosa causa y que el oponente sólo está en nuestra mente. Dime que crees más en ti que nunca y que el adversario ha tenido que deponer las armas, cuéntame que el enemigo se dio por vencido, cógeme de la mano y vamos a decirle al mundo que todos somos capaces de crear realidades nunca imaginadas.

Comparte tu secreto, no seas tímido y diles a todos cuanto has recogido de esas batallas intempestivas, diles la verdad, diles que todos estamos en ese barco, aunque algunos no se den cuenta y comparte tu sabiduría innata. Diles que has venido a comprender qué es lo que te hace feliz y que no por eso te sientes culpable, ni egoísta. Diles que has venido a mirarte desde la compasión para ser más humano, que has venido a apostar por ti en esta existencia.

Y Tú ¿a qué has venido? ¿me acompañas?

Únete a la conversación