No importa las vueltas que des, ni la cantidad de veces que la busques fuera una y otra vez, todas las señales te indicarán que la verdad está dentro de ti y no fuera, por más que la busques en amigos, familia o pareja, más insatisfecho te sentirás.

Perderás la cabeza, no sabrás qué hacer, ni qué decir, intentarás de todo hasta que llegue un momento que sólo te quede el RETORNO a lo que siempre ha estado contigo, el retorno a lo que eres y a lo que has sido siempre, el retorno a lo que pensabas que no era suficiente, que era incompleto.

Cuántas veces nos negamos a nosotros mismos, cuántas veces pensamos que son los demás los responsables de nuestras penas y desgracias, cuántas veces pensamos que son los demás quienes tienen que venir a salvarnos, cuántas veces renegamos de nuestra esencia, de nuestra propia pureza, de nuestra verdad, cuántas veces nos negamos una palabra amorosa, cuántas veces nos negamos sentir, cuántas veces nos negamos a ver nuestras sombras sin saber que la oscuridad es la única que tiene la llave de nuestra LIBERTAD. Cuántas veces huimos de nosotros mismos porque tenemos miedo, cuántas veces preferimos escapar para evadirnos, cuántas veces miramos a otro lado para no encontrarnos de bruces con la franca realidad.

Espero que te gusten mis artículos.
Deja tu comentario más abajo

Se acabó correr tras lo externo, se acabó traicionarnos para ser aceptados, se acabó dar la espalda a lo que somos, se acabó contradecirnos por seguir a la masa, se acabó ser lo que esperan de nosotros. SÓLO NOS QUEDA EL RETORNO, la vuelta a casa, la vuelta a la única razón de nosotros mismos, sólo queda volver a nuestro fuego interno.

Sólo nos pertenecemos a nosotros mismos y a nadie más. Ni a tu madre, ni a tu padre, ni a tu pareja, ni a tu hermano, ni a tu amigo. Ellos nos acompañan, nos muestran nuestras partes escondidas, nuestros misterios más profundos, nuestros mayores miedos y también nuestra puerta hacia lo que somos. Nos muestran que sólo hay un camino y es el de vuelta a casa. Nuestro hermoso retorno.

Tú eres el Templo que estás esperando dese hace tanto tiempo, solo tú eres capaz de regresar a tu paz y a tu calma, sólo tú puedes liberarte.

Te perteneces a ti mismo. Regresa A Ti.

Únete a la conversación