La vida es un como un rompecabezas. Nuestras experiencias son parte de un todo que poco a poco va integrándose con el tiempo, algunas piezas no terminan de encajar en el presente pero pasado un tiempo van completando el puzle y todo va tomando sentido a medida que vamos integrando todas las partes de un gran collage que se llama vida. A veces creemos que ese rompecabezas es una prueba del destino o que el karma se rebela contra nosotros, nada más lejos de la realidad. Todas esas experiencias vienen a mostrarnos lo que necesitamos trascender, gestionar o aprender para acercarnos poco a poco a nuestro ser interno.

A lo largo de la vida nos han pasado cientos de cosas. En la construcción del rompecabezas de nuestra vida tenemos piezas dolorosas que hemos de encajar, pero con el correr del tiempo ese dolor cambiará y se transformará como también lo hacemos nosotros. Si, por ejemplo, te despiden del trabajo, estás mal, triste y preocupado, pero si un tiempo después encuentras un trabajo mejor remunerado y donde te sientes mejor, estas dos últimas piezas le dan un sentido diferente a la primera pieza, que solo era dolorosa.

Te gustan mis artículos? Suscríbete aquí

A veces, hay piezas que parecen no encajar con nada. Nos urge encontrar su lugar, y sin embargo no logramos darles sentido. Tenemos que dejarlas de lado y seguir con otras, ¡ya encajarán! La vida siempre nos va dando piezas nuevas para que al encajarlas con otras podamos darles otros sentidos a las cosas.

Hay una frase muy famosa que dice si yo cambio, todo cambia.

Algunas veces el cambio de perspectiva en una situación puede suponer un gran descubrimiento en una situación complicada. Todo depende del enfoque, de dónde pongamos la atención y nuestra energía. ¿La ponemos en el sufrimiento o en la solución? No tires la toalla, continua. Mañana lo veras todo de otro color y la vida traerá buenas noticias porque si estas abierto a que eso suceda, vendrá. El poder del pensamiento y nuestras acciones determina nuestra presente. Sentir pena o lastima de nosotros no nos ayudara empeorara la situación. Empodérate, dirige tu vida, responsabilízate de ti y tu vida será diferente porque estarás decidiendo ser el protagonista de tu presente. Que no te lo cuenten, estamos de paso, el tiempo pasa muy rápido. Mereces estar bien y cumplirte entero.

Vivir es elegir. La clave está en que esas decisiones y elecciones te lleven a donde quieres ir. Para saber si estás en el camino correcto, puedes preguntarte: ¿me acerca a mi sueño lo que estoy eligiendo?

Como bien dice Osho:

Si sufres es por ti, si te sientes feliz es por ti, 

si te sientes dichoso es por ti.

Nadie más es responsable de cómo te sientes, 

sólo Tú y nadie más que Tú. 

Tú eres el infierno y el cielo también».

 Osho 

Comentarios

Únete a la conversación