Según mi querido Osho la única magia que conoce: es saborear la eternidad y permitir a la gente que la saboree.

 «En el mundo sólo hay una magia, y es la magia de compartir… Sólo puedes compartir lo que has experimentado…: el amor, la dicha, el éxtasis, y no son simplemente palabras, sino el latido de tu corazón, son tu propia respiración. Y entonces ocurre la magia. No hay ningún mago, sólo hay magia. No tienes que hacer nada, te desborda. Si alguien quiere recibirlo, tiene sensibilidad y está abierto, está anhelante y sediento, entre los dos empezará a fluir algo invisible»

Este hermoso fragmento me recuerda lo importante que es fluir con la vida, con las experiencias, con los cambios que tenemos a lo largo de esta misteriosa existencia. Me recuerda no perder el foco sabiendo que el éxito en la vida es sentirse bien y poder compartir eso con las personas que me rodean.

Ya han pasado los primeros seis meses del año. El tiempo pasa rápido. Cada año es diferente, hay nuevos retos, nuevos caminos a elegir, nuevas personas que se cruzan con nosotros. Por eso es vital agradecer nuestro recorrido, ser consciente de donde estamos y hacia donde queremos enfocarnos sin olvidar nuestro legado, nuestras experiencias vividas ya que son las que nos han curtido y nos han llevado hasta donde estamos hoy. Siendo más sabios, más conscientes y mas fuertes. Sin todo eso que hemos vivido ¿Quiénes seriamos?

Te gustan mis artículos? Suscríbete aquí

Veo personas arrepentidas, dolidas, bloqueadas que dudan de su valía, de sus acciones pasadas, personas nobles doblegadas porque su temor no las deja avanzar. Todavía no saben que son esas acciones erradas o no las que construirán un presente mejor y una vida mas completa a largo plazo. No hay felicidad sin tristeza, sin errores, sin fallos. Y es todo eso que hemos sido lo que podemos compartir hoy con otras personas porque hemos experimentado sensaciones miles buenas y malas, claro, ¡ESO SIGNIFICA VIVIR!

Que bello es compartir todo lo que somos con nuestros seres queridos desde el corazón, desde la sabiduría que no da la vida, desde muy adentro de nosotros. Ahí está la Magia de volver a empezar a pesar de todo. De levantarnos cada día con una sonrisa en los labios porque merecemos una nueva oportunidad. De confiar en lo que este Universo nos trae vibrando alto y llenos de amor para cumplir nuestro propósito aquí. Cada uno el suyo, guiar, amar, sostener, cuidar, trascender… Esas infinitas posibilidades son las que hacen que cada día sea diferente y son las que hacen que vivir sea un regalo.

Recuerda que siempre podemos volver a empezar, pase lo que pase, en cada nuevo amanecer podemos resetearnos y prepararnos para un nuevo día, para un nuevo comienzo. Porque la magia está ahí en los nuevos comienzos que emprendemos con el corazón y la ilusión de un niño. Ahí radica la raíz de la felicidad porque nos guía el amor y el perdón por nuestros fallos y aciertos.

Suelta todo lo que te sobra en este camino para empezar de nuevo lleno de fuerza.

Repite conmigo, merezco una nueva oportunidad.

La maestría viene de la experiencia y el hábito de seguir caminando viene de la certeza de que merecemos lo mejor.

Únete a la conversación