Quedan solo unos días para finalizar el año y terminar una etapa de este viaje.

El otro una querida amiga me decía que no se fiaba de la vida, de las personas, que hay engaños, sufrimientos y que eso hace que miremos a nuestro alrededor en cierta medida con desconfianza. Conozco esa sensación porque también la he sentido dentro de mí, sin embargo, lo que hace que encontremos nuestro lugar y propósito en el mundo es precisamente arriesgarnos. Correr la aventura que supone estar vivos.

Me encanta la frase de Nietzsche porque resume un gran verdad simplificándolo de forma extraordinaria:

Aquel que tiene un porqué para vivir se puede enfrentar a todos los «cómos».

No podemos encerrarnos en nuestra burbuja para que no nos lastimen y negar que ahí fuera hay un sinfín de posibilidades para nosotros. Habrá experiencias positivas y otras dolorosas porque eso es realmente lo que significa estar aquí y ahora. Atravesar todas estas circunstancias y aprender, crecer, transformarnos y acercarnos cada vez mas a nuestra esencia y felicidad propia. No sin antes caernos y levantarnos de nuevo porque si algo nos enseña esta existencia es la posibilidad de renacer a cada segundo. Esa maravillosa conciencia de levantarnos cada mañana y ver un nuevo amanecer único y hermoso nos da la posibilidad de volver a emprender nuestro camino con más coherencia, valentía y determinación.

Me sigues?

Hoy quiero recordarte precisamente eso, no importa lo que hayas vivido, las veces que te hayas caído, lo que verdaderamente importante es la certeza de que puede volver a levantarte cada vez con más fuerza y sabiduría. Que nadie te quite quien eres, que no roben tu esencia, tu brillo, tus ganas, eso que te hace único e irrepetible. Solo acércate cada vez más a ti, haciendo lo que te gusta, lo que amas, poniendo al servicio de esta Tierra todo lo que tienes para dar desde tus dones y talentos porque si haces eso serás feliz y libre.

No hay mayor libertad que la que nace desde un lugar profundo de nuestro ser. Por eso hoy quiero recordarte que es muy importante trabajar en ti, saber quien eres, que te da a las, que te hace sonreír. Si eres capaz de reconocer tu autenticidad sin importar lo que piensen los demás lo habrás entendido todo. Porque esta vida se gasta a cada minuto, no es eterna, no es infinita. Así que hagamos que cuente ¿No te parece?

Digamos adiós a las personas que se marcharon este año y demos la bienvenida a aquellas que entraron y nos aportan alegría.

Demos gracias a estos 365 días llenos de aventuras, experiencias, duelos, aprendizajes, dicha, amor, soledad. Todo lo que hayamos vivido demos un gran GRACIAS porque solo así, integrando, soltando y sabiendo que estamos de paso para alcanzar un estado de paz podremos seguir caminando ligeros de peso y sabiendo que vivir es un regalo.

No tengas miedo de vivir una vida plena, arriésgate porque solo así vivirás una vida al máximo de sus posibilidades. Solo deja que todo lo que has aprendido te guie y confía en tu intuición y en tu corazón. Ellos saben porque estas aquí.

“He tratado por todos los medios de que te des cuenta de tu individualidad, de tu libertad, de tu absoluta capacidad de crecer sin ayuda de nadie. Tu crecimiento es algo intrínseco de tu ser”

Osho

Comentarios

Únete a la conversación