Bendita cuerda, bendita línea delgada que nos hace ver que hay luz al final del camino. Benditas sean las sendas desconocidas en las que pasamos de puntillas y con la respiración entrecortada.

Benditas decisiones tomadas con miedo pero con amor. Bienvenidos sean los caminos con rutas alternativas que nos ayudan a crecer y a creer en nosotros. ¿Te acuerdas cuán difícil fue tomar esa decisión? ¿Cuánto sufriste? ¿Cuánto dudaste? Fue eso lo que hizo la diferencia.

Benditas palabras dichas con el corazón en un momento de desesperanza. Bendita cordura en momentos de tristeza. ¿Nos merecemos tanta desdicha? ¿De verdad que era tan importante? Bendita experiencia que nos da objetividad, que nos centra, que nos guía y nos hace tener perspectiva.

¿Qué nos queda al final del viaje? Sólo nos llevamos aquello que nos aporta alegría y amor. Quizás lo mas importante sea recordar qué es lo verdaderamente valioso en este viaje.

Que el tren de tu vida sólo esté lleno de buenos momentos y que nunca te falte un bueno motivo por el que continuar. Que el tiempo que se escapa a cada segundo sea para recordar eso. Que las personas mas importantes de nuestra vida estén bien, podamos disfrutarlas y hagamos felices a los seres que queremos.

Te gustan mis artículos?
Suscríbete aquí

Que las heridas pasadas sean nuestra llave para abrir nuevas puertas. Que los amores pasados sean lecciones para el corazón, que las heridas que nos dejaron sean recordadas con dulzura, que haya piedad para los errores cometidos y que las cicatrices que nosotros hicimos podamos acariciarlas con respeto y compasión, sabiendo que también lastimamos porque era la única forma que conocíamos en aquel momento de nuestra vida.

Tengo fe en ti y en la fuerza sanadora del perdón, tengo fe en la fuerza de perdonarnos mutuamente. ¿No nos hemos hecho ya suficiente daño? No fue en vano, lo sé. Nos llevamos en la maleta todo aquello que nos pertenecía de ese pedacito de existencia y por todo eso doy las gracias.

Los lazos unen y separan, pero sobre todo, enseñan.
Benditos lazos de vida.

Únete a la conversación