Hoy quisiera que fuera fácil, quisiera que fuera posible, quisiera que fuera real. A veces me gusta pensar que la Tierra es un lugar mejor cada día y que sólo depende de la actitud con la que nos enfrentamos el mundo.

Pero otras veces quisiera perderme por un tiempo, ser como un pájaro, volar sin rumbo, volar lejos, escapar, sí, escapar para que esta vez sea fácil, quisiera que fuera fácil para no tener que encontrar de nuevo las sombras que van tras de mí. Esta vez quisiera retomar el camino sin romper ningún cristal durante el recorrido, sin tener que mirar nuevas formas de reconciliarme con todo lo que ahora se pone frente a mí. Me pregunto si sería posible, me pregunto si sería honesto, si sería íntegro.

Me sigues?        

No lo sé, quizás sólo sería una forma de autoengaño, una dulce mentira empapada de ilusión, pero hoy quisiera contarme una historia con final feliz.

Hoy me valdría cualquier mentira piadosa, cualquier calumnia barata, cualquier engaño de terceros, pero aquí estoy preguntándome si sería lícito.

Mi quimera de otoño, mi quimera de vida, hoy me permito soñar, aunque sea un día, un minuto, un instante, un suspiro, aunque solo sea porque pronto será mi cumpleaños y comenzaré otra etapa, para luego regresar con más fuerza y prepara para la verdad.

Únete a la conversación