Si me vas a querer, que sea desde la oscuridad. Si me vas a querer, no te dejes seducir por mis dones. Quiéreme cuando sólo hay vacío, quiéreme cuando nadie lo hace, quiéreme en los días cuando yo no lo hago. Quiéreme cuando no sepa perdonarme.

Mírame desde tu ser más puro. Necesito verte sin máscaras.
No me interesa tu sonrisa más perfecta.
Déjame verte sin condimentos.

Si me vas a querer, que sea de forma valiente. Ámame fuerte y de verdad.
Un amor que se tire al vacío, que llore conmigo. Que se meta en el fango, que se manche.
Mírame a los ojos y dime si estás dispuesto a entregar tu alma al servicio del amor.

Si me vas a querer, que sea de frente y con la cabeza alta. Quiero un amor auténtico, quiero un amor real.

Muéstrame tu fuego y tu cielo, muéstrame tus cicatrices. Sólo así podremos sanar nuestras heridas.
Quizás mis heridas te recuerden a las tuyas porque, en el fondo, todos somos espejos de experiencias pasadas y presentes, porque en el fondo eso es lo que necesitamos para curar nuestros miedos y nutrir nuestro ser.

Espero que te gusten mis artículos.
Deja tu comentario más abajo

Muéstrame tus lágrimas porque ellas son el camino a la verdad y me dejan ver tus sentimientos más profundos. Quiero decirte que es hermoso ver cómo te descubres ante mi, por qué eliges ser tú y decides ser coherente con tu corazón, no por mí, sino por ti y por añadidura llegas hasta mí.

Gracias por ser mi oasis en mitad de la nada, gracias por ser tú sin complejos. Gracias por mostrarme un nuevo camino en el sendero de la vida.

Hay amores de paso, hay amores pasionales como el fuego con una llama insaciable, que luego cesan de arder porque solo había deseo y carecían de profundidad. Hay amores tempestuosos llenos de heridas dolorosas y también maestros de vida. Hay amores serenos llenos de sabiduría, que han recorrido caminos agridulces y traen una impronta poderosa con la que construyen castillos y fortalezas de piedra. Hay amores que no cicatrizan y que necesitan revisión con el tiempo. Hay tantos tipos de amores… que todos podemos elegir el nuestro, el favorito, el que necesitamos, el que nos toca, el que viene a recordarnos que no hay amor si no empezamos a querernos primero a nosotros mismos.

Vivamos sin máscaras, vivamos sin más ropa que la piel, vivamos sin más miedo que fallar a nuestro corazón.

Únete a la conversación