Lo sé, lo he visto en todas partes, en cada esquina, en cada rincón del mundo, en cada mirada llena de ilusión. Lo he visto cuando estás triste y tus ojos vuelven a brillar porque te recuerdan lo maravilloso que es el mundo haciendo eso, eso que solo tú sabes hacer de forma extraordinaria.

Lo he visto en la pasión que pones cuando lo llevas a la práctica. He visto que eres capaz de empezar de la nada y que sabes que hay nuevas oportunidades para ponerse en marcha.

No me digas que no sabes cuál es tu don, no me mires como si estuviera loca. Venga, deja de fingir, deja de hacer lo que todos te dicen que debes hacer porque es lo que toca, porque es lo que debes hacer por la familia, porque es lo correcto o simplemente porque te han llenado de tantas etiquetas que te olvidas de quien eres, se sincero. Hazlo por lo viejos tiempos, por lo nuevos y por los que vendrán. Hónrate desde tu capacidad innata, la mediocridad no te hará más feliz, ni más guapo, ni te obsequiará con un futuro prometedor. Así que ¿para que traicionarte una vez más?

Te gustan mis artículos?
Suscríbete aquí

Sí, lo sé. Da miedo y hay noches que parecen muy largas. Casi eternas ¿verdad?

Pero la vida es una y está pasando ahora, y mañana quién sabe lo que podrá pasar. Quizás ni tú ni yo estemos para contarlo porque la vida es transitoria y no espera por nada ni por nadie. Así que aprovechemos el tiempo que tenemos aquí y honrémonos desde nuestro ser más auténtico.

No te estoy diciendo que te vuelvas loco, que pierdas la cabeza… o sí, a veces es necesario un poco de LO-CURA para tener cordura y reconectar con nosotros mismos. Es muy terapéutico.

Sea lo que sea que necesites hacer para reconectar con tus capacidades, hazlo.
Escúchate, medita, corre, baila, canta, dedícate tu mejor poesía para dar ese paso al frente, llénate de valor y se tú mismo más que nunca.

Comentarios

Únete a la conversación